Image
image
image
image

Cuna

Infantes

Primarios

Menores

Fe Real

Jóvenes

 El Universitario

 

 

 

 

 

 

 

Edad 0-2

Edad 3-5

Edad 6-9

Edad 10-12

Edad 13-14

Edad 15-18

Edad 18-35


                                              

 

 

 

AUDIO DE LA LECCIÓN DE ESCUELA SABÁTICA. 

 

 

AUDIO PARA CADA DÍA DE LA SEMANA EN MP3

Sábado

Domingo

Lunes 

Martes

Miercoles

Jueves

Viernes

 

Descargar la Lección de Escuela Sabática en Audio MP3.

 


 

Lección 08 Para el 23 de  Febrero del 2019

 

 

" satanas un enemigo derrotado "

 

 

 


 

Lección de Escuela Sabática en PowerPoint.

Primer Trimestre del 2019.

 

Lección 08 en Power Point.

 

Lección 07 en Power Point.

Lección 06 en Power Point.

Lección 05 en Power Point.

Lección 04 en Power Point.

Lección 03 en Power Point.

 

Lección 02 en Power Point.

Lección 01 en Power Point.

 

 

 



 LECCIÓN 08

 

 Escuela Sabática Para el   23 de Febrero   del 2019

 

 

1. Bajar la Lección de Escuela Sabática para Adultos en PDF.

2. Bajar la Lección de Escuela Sabática para Maestros en PDF.

3. Auxiliar Directores Escuela Sabática.


 

"satanas un nemigo derrotado"

Sábado | Domingo | Lunes | Martes | Miércoles | Jueves | Viernes

SÁBADO 13 DE FEBRERO 2019

 

Lee Para el Estudio de esta Semana:    Apocalipsis 12; Génesis 3:15; Isaías 14:12-15; Daniel 7:23-25; 2 Tesalonicenses 2:8-12; Apocalipsis 13:13, 14; 19:20

PARA MEMORIZAR:  “Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte” (Apoc. 12:11).

Apocalipsis 12 comienza la sección del libro que habla del tiempo del fin. Mientras que la primera mitad del libro describe las luchas espirituales de la iglesia en un mundo hostil a lo largo de la Era Cristiana, la segunda mitad se centra en los sucesos que conducen a la Segunda Venida y al reino de Dios.

El objetivo del capítulo 12 es darnos una idea general de la crisis final de la historia mundial. Nos señala que los acontecimientos del tiempo del fin son parte del conflicto cósmico actual entre Cristo y Satanás.

En el libro de Apocalipsis, Satanás es el archienemigo de Dios y su pueblo. Su existencia es real, y está detrás de todo el mal y la rebelión del universo. Sabe que su última oportunidad de tener éxito contra Dios es ganar la batalla final. Por eso, concentra todos sus esfuerzos en prepararse para ese acontecimiento.

La visión de Apocalipsis 12 tenía la intención de brindarle al pueblo de Dios la seguridad de que Satanás es un enemigo derrotado. El mismo Cristo que derrotó a Satanás durante su ministerio terrenal, en la cruz y después de su ascensión, también lo derrotará en el tiempo del fin. Por lo tanto, la única esperanza para el pueblo de Dios del tiempo del fin se encuentra en Cristo.

DOMINGO   17  DE FEBRERO

  La mujer y el dragón

Lee Apocalipsis 12:1 al 4. Juan observó en visión dos grandes señales simbólicas. La primera es una mujer embarazada de un niño. ¿Quién es la mujer y qué enseñan los versículos?

En la Biblia, la mujer se utiliza como un símbolo del pueblo de Dios (2 Cor. 11:2): una mujer casta representa a los creyentes fieles, mientras que una prostituta representa a los creyentes apóstatas. Antes de la cruz, la mujer de Apocalipsis 12 primero simboliza al Israel del Antiguo Testamento, por medio del cual el Mesías vino al mundo (Apoc. 12:1-5); y en los versículos 13 al 17 representa a la iglesia cristiana.

Se describe a esta mujer vestida del Sol y parada firmemente sobre la Luna. El Sol en la Biblia puede representar la gloria de Cristo (Mat. 17:2; Apoc. 1:16) y la de su pueblo (Mat. 13:43). La Luna, como reflejo del Sol, señala las promesas del Antiguo Testamento que prefiguraban el evangelio.

La siguiente señal simbólica que Juan observó en la visión era un monstruoso dragón rojo. Más adelante se identifica al dragón como el diablo y Satanás, la serpiente antigua (Apoc. 12:9). El texto dice que su cola arrastró a un tercio de las estrellas del cielo a la Tierra. La cola es un instrumento simbólico de engaño (Isa. 9:14, 15; Apoc. 9:10). Luego de caer de su posición exaltada en el cielo (Isa. 14: 12-15), Satanás pudo seducir a un gran número de ángeles celestiales, que se convirtieron en espíritus malignos (2 Ped. 2:4; Jud. 6) y también se asociaron a él para oponerse a Dios y su obra de salvación a lo largo de la historia del Gran Conflicto.

Lee Apocalipsis 12:1 al 5. El dragón es identificado como la “serpiente antigua” (ver Apoc. 12:9). ¿Qué conexión existe entre Génesis 3:15 y la escena de la serpiente antigua que busca destruir la simiente de la mujer?

Desde el principio, Satanás estuvo esperando que naciera el Mesías, el niño, para destruirlo. Toda la escena concluye con imágenes instantáneas: finalmente nació el Mesías, el dragón no pudo destruirlo y el niño fue “arrebatado para Dios y para su trono” (Apoc. 12:5).

Según Apocalipsis 12:11, ¿cómo puede el pueblo de Dios vencer a Satanás en su vida? La victoria de Jesús sobre Satanás ¿en qué medida debiera brindarte consuelo en tus luchas espirituales con el pecado?

 

LUNES  18 DE FEBRERO

  Satanás es expulsado del cielo en forma permanente

Lee Apocalipsis 12:7 al 9, que habla de una guerra en el cielo. ¿Cuál fue la naturaleza de esa guerra que resultó en la expulsión de Satanás del cielo?

Satanás fue expulsado del cielo al comienzo del gran conflicto, cuando se rebeló contra el gobierno de Dios. Quiso arrebatar el trono celestial y ser “semejante al Altísimo” (Isa. 14:12-15). Se mantuvo en abierta rebelión contra Dios, pero fue derrotado y posteriormente arrojado a la Tierra. Al engañar a la primera pareja humana, usurpó el gobierno de este mundo (Luc. 4:6). Como gobernante de este mundo (Juan 12:31), tenía acceso al cielo para asistir al concilio celestial como representante de la Tierra (Job 1: 6-12). Sin embargo, desde su expulsión, Satanás y sus ángeles caídos han sido confinados a la Tierra como una prisión, hasta que reciban su castigo (2 Ped. 2:4; Jud. 6). Mientras tanto, mediante su muerte, Jesús redimió lo que se había perdido, y se reveló el verdadero carácter de Satanás ante el universo. “Satanás vio que su disfraz le había sido arrancado. Su administración quedaba al descubierto delante de los ángeles que no habían caído y delante del universo celestial. Se había revelado como homicida. Al derramar la sangre del Hijo de Dios se había desarraigado de la simpatía de los seres celestiales. Desde entonces su obra sería restringida” (DTG 709). Ante todo el universo, el gobierno de la Tierra fue transferido de Satanás a Jesús, que fue proclamado gobernante legítimo sobre la Tierra (Efe. 1:20-22; 1 Ped. 3:22).

Fue entonces cuando Satanás y sus asociados fueron completamente expulsados del cielo. Jesús predijo este acontecimiento cuando dijo: “Ahora es el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera” (Juan 12:31).

Con este juicio sobre Satanás, “ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo” (Apoc. 12:10). Hasta aquel día, todavía tiene un poder limitado para dañar al pueblo de Dios en la Tierra, aunque “sab[e] que tiene poco tiempo” (Apoc. 12:12). Pero aunque le quede “poco” tiempo, hace todo lo posible para causar dolor, sufrimiento y estragos en la Tierra.

¿Qué nos dice Apocalipsis 12:11 acerca de nuestra única manera de defendernos del demonio?

 

MARTES  19 DE FEBRERO

 La guerra en la tierra

Lee Apocalipsis 12:13 y 14. Habiendo sido excluido del cielo, Satanás continúa su ataque a la iglesia durante los 1.260 días proféticos. ¿Cómo se involucró Dios con la iglesia durante ese período?

“La expulsión del cielo de Satanás como acusador de sus hermanos fue llevada a cabo por la gran obra de Cristo al dar su vida. El plan de redención siguió adelante a pesar de la persistente oposición de Satanás. [...] Como Satanás sabía que el imperio que había usurpado al fin le sería arrebatado, resolvió no ahorrar esfuerzos para destruir al mayor número posible de las criaturas que Dios había hecho a su imagen. Odiaba al hombre porque Cristo había manifestado por él tal amor perdonador y tal compasión, y se preparó ahora para hacerlo objeto de toda clase de engaños por los cuales pudiera perderse; se entregó a su obra con más energía debido a que su propia condición era desesperada” (CBA 7:985, 986).
Indudablemente, Satanás continúa sus actividades en la Tierra al derramar su furia contra el gran objeto del amor de Cristo en la Tierra: la iglesia. Sin embargo, la iglesia encuentra protección divina en el desierto durante el período profético de 1.260 días a la espera del regreso de Cristo.

El período de la persecución de Satanás se menciona dos veces en Apocalipsis 12 en términos de 1.260 días (Apoc. 12:6) y “un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo” (Apoc. 12:14). Ambos se refieren al período de actividades del cuerno pequeño mencionado en Daniel 7:23 al 25. En la Biblia, los días proféticos simbolizan años. El momento histórico que mejor se ajusta a este período profético es 538 a 1798 d.C., en el que la iglesia romana, como poder eclesiástico, dominó el mundo occidental hasta que los sucesos de la Revolución Francesa pusieron fin al poder opresor de Roma, al menos temporalmente.

Al fin del período profético de la mujer en el desierto, Satanás realiza un nuevo ataque para destruir a la iglesia de Dios. El dragón vomita de su boca agua como un río para destruir a la mujer. Una inundación en la Biblia a menudo es símbolo de persecución (Isa. 59:19). En ese momento, una tierra amiga se traga las aguas y salva a la mujer, brindándole un refugio seguro.

Piensa cuánto tiempo duró la persecución aquí: 1.260 años. ¿Qué debería decirnos esto sobre cuán limitados somos para entender por qué las cosas (como la venida de Cristo) parecen demorar tanto, al menos desde nuestra perspectiva?

 

MIÉRCOLES  20  DE FEBRERO

Guerra contra el remanente

Lee Apocalipsis 12:17. En el tiempo del fin, ¿contra quién combate Satanás?

La palabra resto, o remanente, describe a aquellos que son fieles a Dios mientras la mayoría apostata (1 Rey. 19:18; Apoc. 2:24). En el tiempo del fin, cuando la mayoría de los habitantes del mundo esté de parte de Satanás, habrá un pueblo que permanecerá fiel a Cristo y que enfrentará la furia total de Satanás.

¿Cuáles son las dos características del remanente en Apocalipsis 12:17? ¿Cómo podemos estar convencidos de que pertenecemos al remanente de Dios del tiempo del fin?

El remanente del tiempo del fin guarda los mandamientos de Dios. Apocalipsis 13 muestra que la primera tabla del Decálogo será decisiva en el conflicto del tiempo del fin. El componente clave de los primeros cuatro mandamientos es la adoración. El principal problema de la crisis final es a quién se debe adorar. Mientras que la gente del mundo elegirá adorar la imagen de la bestia, el remanente adorará a Dios, el Creador (Apoc. 14:7); y el cuarto mandamiento apunta específicamente a Dios como nuestro Creador, que es una de las razones por las que creemos que este mandamiento jugará un papel fundamental en la crisis final.

Además, la segunda característica del remanente del tiempo del fin es que “retienen el testimonio de Jesús” (Apoc. 19:10), que el mismo versículo explica que es “el espíritu de la profecía”. En los días de Juan, la expresión “el espíritu de la profecía” indicaba el don de profecía. La frase “el testimonio de Jesús” se refiere a que Jesús dio su testimonio mediante el don de profecía, tal como lo hizo a través de Juan (Apoc. 1:2). El Apocalipsis muestra que en el tiempo del fin, el pueblo de Dios tendrá el don profético en su medio, para guiarlo a través de esos tiempos difíciles, ya que Satanás hará todo lo posible para engañarlo y destruirlo. Nosotros, como adventistas, recibimos ese don en el ministerio y los escritos de Elena de White.

¿Cuáles consideras que son algunas de las ideas más increíbles que hemos recibido a través del “espíritu de profecía”? ¿Qué obligaciones nos impone este don, individualmente y como iglesia?

 

 

JUEVES  21 DE FEBRERO

 

La estrategia de satanás para el tiempo del fin

Apocalipsis 12:17 marca un giro en la estrategia de Satanás al tratar de ganar a la gente del mundo e incluso engañar a los fieles seguidores de Cristo. A lo largo de toda la historia cristiana, trató de evitar la obra de salvación de Dios, principalmente por medio de la coacción y la persecución. La historia muestra que esta estrategia no fue del todo exitosa. Sin embargo, al prepararse para el ataque final contra el remanente del tiempo del fin, Satanás agrega a su estrategia de coacción un gran elemento de engaño. Este giro en la estrategia de Satanás corresponde a la transición de un enfoque histórico a un enfoque del tiempo del fin.

Es notorio el hecho de que la palabra engaño nunca aparezca en la parte histórica de Apocalipsis (Apoc. 4-11). Sin embargo, se la utiliza habitualmente en la parte escatológica (Apoc. 12-20) que describe las actividades de Satanás en el tiempo del fin en preparación para la batalla final. La palabra engaño inicia (Apoc. 12:9) y concluye (Apoc. 20:7-10) la descripción apocalíptica de las actividades de Satanás en el tiempo del fin.

Lee 2 Tesalonicenses 2:8 al 12; Apocalipsis 13:13 y 14; y 19:20. ¿Cuál es la naturaleza del engaño en el tiempo del fin?

Apocalipsis 13 al 20 describe a Satanás, quien, al intentar ganar la lealtad del mundo, lanza una gran falsificación del Dios verdadero y de sus actividades salvíficas en el mundo. En Apocalipsis 13, se forma una tríada entre el dragón y sus dos aliados: la bestia que sube del mar (Apoc. 13:1-10) y la bestia que sube de la tierra (vers. 11-18). Este triunvirato satánico se erige como la antítesis de la Trinidad de la Deidad (1:4-6). A lo largo del resto del libro, los miembros de esta tríada satánica están inseparablemente unidos al oponerse a las actividades de Dios en el mundo y engañar a la gente para alejarla de Dios y lograr que se ponga de parte de Satanás en la crisis final (Apoc. 16:13, 14; 19:20; 20:10). El Apocalipsis muestra que el engaño del tiempo del fin será tan grande que seducirá a la mayoría.

Dos veces en Apocalipsis se hace un llamado a la sabiduría y al discernimiento espiritual para poder percibir y resistir la naturaleza engañosa de las actividades de Satanás en el tiempo del fin (Apoc. 13:18, 17:9). ¿Qué tipo de sabiduría es esta? Según Santiago 1:5, ¿cómo podemos obtener esa sabiduría?

 

VIERNES  22  DE FEBRERO

Para Estudiar y Meditar:

Lee “Las asechanzas del enemigo”, en El conflicto de los siglos, pp. 509-520

El propósito de Apocalipsis 12 es, en primer lugar, explicarle al pueblo de Dios que los sucesos del tiempo del fin son parte del gran conflicto entre Cristo y Satanás y sus fuerzas demoníacas. El libro advierte sobre lo que el pueblo de Dios enfrenta hoy y lo que está a punto de enfrentar de una manera aún más grave en el futuro: a un enemigo experimentado y furioso. Pablo señala que la actividad de los últimos tiempos “de Satanás, [será] con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos” (2 Tes. 2:9, 10).

El Apocalipsis nos insta a tomarnos muy en serio el futuro y hacer de nuestra dependencia de Dios nuestra prioridad. Por otro lado, nos asegura que, aunque Satanás es un enemigo fuerte y experimentado, no es tan fuerte como para vencer a Cristo (ver Apoc. 12:8). Para el pueblo de Dios, la esperanza solo puede encontrarse en Aquel que en el pasado derrotó victoriosamente a Satanás y sus fuerzas demoníacas. Él ha prometido estar con sus fieles seguidores “todos los días, hasta el fin del mundo” (Mat. 28:20).

RePreguntas para Dialogar:

  1. Como adventistas del séptimo día, consideramos que cumplimos con las características del remanente del tiempo del fin. ¡Qué privilegio! Y, también, qué responsabilidad. (Ver Luc. 12:48.) Sin embargo, ¿por qué debemos tener cuidado de no pensar que esta función nos garantiza la salvación personal?

  2. “Hablamos demasiado del poder de Satanás. Es verdad que Satanás es un ser poderoso; pero agradezco a Dios por nuestro poderoso Salvador, que echó al maligno del cielo. Hablamos de nuestro adversario, lo mencionamos en nuestras oraciones, pensamos en él; y se muestra cada vez más grande en nuestra imaginación. Ahora bien, ¿por qué no hablar de Jesús? ¿Por qué no pensar en su poder y su amor? A Satanás le complace que magnifiquemos su poder. Exalta a Jesús, medita en él, y al contemplarlo, serás transformado a su imagen” (ARSH, 19 de marzo de 1889). ¿De qué manera los cristianos magnifican el poder de Satanás? Por otro lado, ¿qué peligros surgen al negar no solo la realidad del poder de Satanás sino también la realidad de su misma existencia?

 
image
 
image