Image
image
image
image

Cuna

Infantes

Primarios

Menores

Fe Real

Jóvenes

 El Universitario

 

 

 

 

 

 

 

Edad 0-2

Edad 3-5

Edad 6-9

Edad 10-12

Edad 13-14

Edad 15-18

Edad 18-35


Lección 10 Para el 5 de Septiembre del 2015

 

   

 

FELIPE COMO MISIONERO.

 

Descargar la Lección de Escuela Sabática en Audio MP3.

 

El Audio de la Leccion para Celular

 

AUDIO DE LA LECCIÓN DE ESCUELA SABÁTICA. 

 

 

AUDIO PARA CADA DÍA DE LA SEMANA EN MP3

Sábado

Domingo

Lunes 

Martes

Miercoles

Jueves

Viernes

 

Lección de Escuela Sabática en PowerPoint.

Tercer Trimestre del 2015.

 

Lección 10 en Power Point.

 

Lección 9 en Power Point.

Lección 8 en Power Point.

Lección 7 en Power Point.

Lección 6 en Power Point.

Lección 5 en Power Point.

Lección 4 en Power Point.

Lección 3 en Power Point.

Lección 2 en Power Point.

Lección 1 en Power Point.

 

 

 



 

Texto de la Lección 10.

de Escuela Sabática Para el 5 de Septiembre del 2015.

Tercer Trimestre del 2015

 

1. Bajar la Lección de Escuela Sabática para Adultos en PDF.

2. Bajar la Lección de Escuela Sabática para Maestros en PDF.

3. Programa de Escuela Sabática Sugerido.


 

 

FELIPE COMO MISIONERO.

Sábado | Domingo | Lunes | Martes | Miércoles | Jueves | Viernes

SÁBADO 29 DE AGOSTO

 

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA:  2 Corintios 4:18; Hechos 2:44-47; 4:34-37; 6:1-7; 8; 21:7-10.

PARA MEMORIZAR:  “Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra” (Hech. 1:8).

 

Las misiones mundiales fueron la principal preocupación del Cristo resucitado durante los cuarenta días entre su crucifixión y su ascensión. El Nuevo Testamento conserva por lo menos cinco de sus declaraciones sobre la Gran Comisión: Mateo 28:18 al 20, Marcos 16:15, Lucas 24:47 al 49, Juan 20:21, y Hechos 1:5 al 8. Juntas, constituyen la más grande asignación dada alguna vez a los cristianos. Entre los mandatos estaba la estrategia geográfica para el alcance misionero, de su base en Jerusalén a Judea y a Samaria, y hasta los confines del mundo. Los discípulos tomaron esta orden la en serio y se dispusieron a cumplirla.

Esta estrategia geográfica se destaca en la obra misional de Felipe el evangelista. Según Hechos 8, su obra se extendió más y más lejos a medida que pasaba el tiempo.

¿Quién era Felipe el evangelista? ¿Qué nos dice la Palabra de Dios acerca de él y de la obra que hizo durante los primeros días de la iglesia? Finalmente, ¿qué lecciones podemos obtener nosotros del registro de este antiguo misionero?

 

 

DOMINGO 30 DE AGOSTO.

 

Felipe el evangelista

“No mirando las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las cosas que no se ven son eternas” (2 Cor. 4:18). Piensa en lo que Pablo dice aquí mientras estudias acerca de Felipe el evangelista, alguien de quien sabemos poco. Aunque hizo una buena obra, son escasas las referencias que hay de él en la Biblia. ¿Quiénes son algunas personas que conoces que hicieron grandes cosas para Dios pero recibieron poco reconocimiento? ¿Por qué es importante recordar las palabras de Pablo, especialmente si hacemos una obra que no produce mucha aclamación? Ver también 1 Cor. 4:13.

___________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________

 

Felipe era un nombre griego popular, que significa “amante de los caballos”. En el Nuevo Testamento hay cuatro personas llamadas con ese nombre. Dos tenían el nombre adicional de “Herodes” y eran parte de la familia herodiana gobernante, que ejercía un gobierno áspero sobre Israel en los tiempos del Nuevo Testamento. Los otros Felipe tuvieron roles destacados en la misión.

El primero, Felipe de Betsaida, era un discípulo quien llevó a Natanael a Jesús (Juan 1:43-46). Más tarde, llevó a los griegos a Jesús (Juan 12:20, 21).

El segundo Felipe, apodado “el evangelista” en Hechos 21:8 para distinguirlo de Felipe el discípulo, aparece primero en la iglesia de Jerusalén como uno de los que “servían a las mesas” (Hech. 6:2-5), que se convirtió en evangelista y misionero (Hech. 8:12). Su servicio misional se extendió por más de veinte años y fue suplementado por sus cuatro hijas que profetizaban (Hech. 21:8). Sabemos poco más de sus circunstancias y antecedentes.

“Fue Felipe quien predicó el evangelio a los samaritanos; fue Felipe quien bautizó al eunuco etíope. Por un tiempo, la historia de estos dos hombres [Felipe y Pablo] estuvo estrechamente entretejida. La violenta persecución de Saulo el fariseo esparció la iglesia de Jerusalén, y destruyó la efectiva organización de los siete diáconos. La huida de Jerusalén llevó a Felipe a cambiar su manera de trabajar, y siguió la misma vocación a la que Pablo había dedicado su vida. Preciosas fueron las horas que Pablo y Felipe pasaron juntos, recordando los días en que la luz había brillado en el rostro de Esteban mientras sufría el martirio, y que hizo que Saulo el perseguidor fuera, como un suplicante indefenso, a los pies de Jesús” (SLP 204).

 


LUNES 31 DE AGOSTO.

Servir a las mesas

Lee Hechos 2:44 al 47, y 4:34 al 37. ¿Qué cuadro de la iglesia primitiva se presenta aquí?

___________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________

 

No hay dudas de que las cosas fueron bien entre los primeros creyentes. Pero, por supuesto, todos somos pecadores; y antes de mucho, comenzaron a surgir algunas tensiones.

Lee Hechos 6:1 al 7. ¿Qué problemas aparecieron, y cómo los trató la iglesia?

___________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________

 

El rápido crecimiento de la iglesia de Jerusalén trajo consigo tensión social. Felipe fue designado como parte de un equipo para atenderla. Los conversos, incluyendo los menos privilegiados y económicamente limitados que participaban en las comidas comunes diarias, hicieron demandas crecientes a los líderes de la iglesia. Comenzaron a murmurar sobre una distribución no equitativa de los alimentos a las viudas de habla griega. Esto era muy delicado ya que los profetas hebreos recordaron muchas veces que no debían descuidar a las viudas y a los huérfanos.

Para resolver este problema serio, los doce apóstoles reunieron a los creyentes y propusieron que se designara a siete hombres, llenos de sabiduría y del Espíritu Santo, para que “diaconizaran [en griego, ‘servir’] a las mesas”, de modo que los doce pudieran “diaconizar la Palabra” (ver Hech. 6:3, 4). Los siete tenían nombres griegos, lo que tal vez indicaba un equilibrio en el servicio de bienestar para las viudas de habla griega descuidadas. Entre ellos estaba Felipe, quien es mencionado por primera vez en la Biblia.

Los apóstoles alegaron que era necesario tener líderes adicionales para evitar estar sobrecargados por la administración de los recursos necesarios para la vida comunal. Enfatizaron que su vocación era dedicarse a la Palabra de Dios y la oración.

¿Cuáles son algunos de los temas potencialmente divisivos en tu iglesia local, y cómo puedes permitir que Dios te use para ayudar a aliviarlos?

 

 

MARTES 1 DE SEPTIEMBRE

 

 Felipe en Samaria

Saulo, un futuro apóstol y misionero, aparece por primera vez en la Biblia en el apedreamiento del diácono Esteban, el primer mártir cristiano. Esta ola de persecución, sin embargo, solo ayudó a diseminar más el evangelio.

Lee Hechos 8:1 al 6. ¿Cuál fue el resultado de la persecución sobre la iglesia de Jerusalén?

___________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________

 

Samaria fue la primera parada en la difusión geográfica del cristianismo. Los samaritanos se consideraban descendientes de los israelitas que quedaron en su tierra cuando los asirios exiliaron a la mayoría del pueblo en el año 722 a.C. Sin embargo, los judíos consideraban que los samaritanos eran descendientes de extranjeros que los asirios habían establecido por la fuerza en Israel. Las relaciones judeo-samaritanas durante la era del Nuevo Testamento estaban marcadas por tensiones y brotes de violencia. Sin embargo, como vimos antes, Jesús había pavimentado el camino para la obra misional allí cuando trató con la mujer junto al pozo quien, a su vez, comenzó a “evangelizar” a su propio pueblo.

El llamado de Felipe a servir a las mesas llegó a ser el de un evangelista misionero a los samaritanos. Como un refugiado huyendo de una persecución religiosa en Jerusalén, no perdió su tiempo. Proclamó que el Mesías, esperado tanto por judíos como samaritanos, había venido (Hech. 8:5, 12).

Lee Hechos 8:6 al 15. ¿Cuál fue el éxito del ministerio de Felipe en Samaria?

___________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________

 

Dios usó poderosamente a Felipe en su temprano campo misionero extranjero. La afirmación de la samaritana junto al pozo, de que “judíos y samaritanos no se tratan entre sí” (Juan 4:9), había llegado a ser cosa del pasado.

¿Qué enemistades, rencores y prejuicios que han envenenado tu alma necesitan ser “cosas del pasado”? ¿No es tiempo de que los abandones?

 

 

MIÉRCOLES 2 DE SEPTIEMBRE.

 

Con el etíope

Según Hechos 8:26 al 39, el siguiente contacto de Felipe fue el tesorero de la administración etíope, llevando la misión otro paso más hacia “lo último de la tierra” (Hech. 1:8). Felipe fue el eslabón entre Samaria y la misión en Gaza. De Samaria, al norte de Jerusalén, Felipe fue llamado a Gaza, que está al sur de la ciudad. Su trabajo en el norte se concentró en un grupo; aquí, en una sola persona. En Samaria, Felipe pudo proclamar a Cristo solo desde los cinco libros de Moisés, porque esto era todo lo que aceptaban los samaritanos; aquí, pudo usar también el libro de Isaías, probablemente en una traducción griega.

Lee Hechos 8:26 al 39. Al hacerlo, responde a las siguientes preguntas:

¿Cuáles fueron los versículos de Isaías 53 que estaba leyendo el etíope, y por qué le dieron a Felipe la oportunidad perfecta para evangelizarlo?

___________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________

 

En contraste con la obra de Felipe en Samaria, donde realizó milagros (Hech. 8:6), todo lo que hizo con el etíope fue estudiar la Biblia. ¿Qué muestra esto, que nos puede servir al ministrar a otros?

___________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________

 

 

El Espíritu de Dios llamó a Felipe tan pronto como había terminado de explicar las “buenas nuevas acerca de Jesús” y bautizado al etíope. Felipe no tuvo la oportunidad de trasmitir sus creencias y enseñanzas a su nuevo converso. El etíope quedó para abrazar su fe cristiana en el contexto de su cultura africana, guiado por el Antiguo Testamento y por el Espíritu de Dios, que ya había estado obrando, puesto que él ya era un adorador de Dios y un creyente en su Palabra.

Felipe le explicó al etíope los textos cruciales del Antiguo Testamento acerca de la muerte de Jesús. ¿Por qué Jesús, su muerte y su resurrección deben ser centrales en el mensaje que damos al mundo? ¿Qué es el mensaje sin él?

 

 

JUEVES 3 DE SEPTIEMBRE.

 

Felipe como evangelista, padre y huésped

Claramente, Felipe fue ungido para hacer la obra del Señor. Los comentadores están divididos con respecto a lo que significa que “el Espíritu del Señor arrebató a Felipe” (Hech. 8:39): si le dijo que fuera a Azoto (vers. 40) o si fue trasportado milagrosamente a ese lugar. El punto vital es que Felipe era un hombre entregado al Espíritu Santo y, de ese modo, Dios pudo usarlo para hacer una gran obra.

Lee Hechos 8:40. ¿Qué se dice acerca de Felipe, que explica por qué se lo llama el “evangelista”?

___________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________

 

Lee Hechos 21:7 al 10. ¿Qué podemos aprender acerca de Felipe en estos versículos?

___________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________

En esta historia aprendemos que Felipe era un hombre de familia, con cuatro hijas solteras. El llamado de Felipe del diaconado a la evangelización involucraba que tuviera que hacer viajes extendidos. Sabemos acerca del viaje de Jerusalén a Samaria, luego a Gaza, seguido por “todas las ciudades” en la costa del Mediterráneo, desde Azoto hasta Cesarea (unos 80 km), y tal vez viajes no registrados. Como todos los misioneros, habrá sufrido los altibajos que tales compromisos incluyen. Sin embargo, atendió a su familia hasta el punto de que cuatro hijas fueran consideradas adecuadas por el Espíritu Santo para recibir el don de profecía. Esto testifica de su buena conducta como padre, y de una familia cristiana piadosa, pionera en las misiones.

El texto revela que el apóstol Pablo quedó con Felipe “algunos días” (Hech. 21:10). Veinticinco años antes, Pablo, conocido como Saulo, había sido un agresivo y feroz perseguidor de los cristianos (Hech. 9:1, 2). Su persecución de los creyentes en Jerusalén obligó a Felipe a huir a Samaria (Hech. 8:1-5). Ahora, años más tarde, perseguidor y perseguido se encontraron en el hogar de Felipe, que hospedó a Pablo. ¡Qué reunión interesante de hermanos y colaboradores con Cristo en la gran causa de llevar el evangelio al mundo no judío!

En nuestra obra en favor de otros, ¿por qué es vital nunca olvidar nuestra primera obligación: nuestras familias?

 

 

VIERNES 4 DE JULIO.

 

Para Estudiar y Meditar:

Lee “El evangelio en Samaria”, en Hechos de los apóstoles, pp. 86-92.

“Al ser esparcidos por la persecución, salieron llenos de celo misionero. Comprendían la responsabilidad que implicaba su cometido. Sabían que, en sus manos, llevaban el pan de vida para un mundo famélico; y el amor de Cristo los movía a compartir este pan con todos los necesitados” (HAp 88).

“Y cuando sus discípulos fueron expulsados de Jerusalén, algunos hallaron seguro asilo en Samaria. Los samaritanos dieron la bienvenida a estos mensajeros del evangelio, y los judíos convertidos recogieron una preciosa mies entre aquellos que habían sido antes sus más acerbos enemigos” (ibíd., 89).

Preguntas para Dialogar:

  1. Como ya vimos, el evangelio rompe barreras entre las personas. Por lo menos, ese es el ideal; pero la realidad ha sido a veces radicalmente diferente. ¿Qué tenemos los seres humanos que, aun entre cristianos –entre los que comprendemos que todos somos iguales ante Dios, que sabemos que la Cruz es el gran igualador− permitimos que barreras culturales, sociales y otras nos dividan? ¿De qué modo la Iglesia Adventista del Séptimo Día, que es tan universal, puede abandonar tales prejuicios?

  2. Como vimos, la persecución de la iglesia primitiva obligó a los creyentes a huir y, como resultado, el evangelio comenzó a esparcirse de una manera en que no habría sido posible sin la persecución. Aunque Dios fue capaz de sacar algo bueno de ello, debemos recordar que la persecución religiosa nunca es buena, nunca es correcta, nunca es justificada. ¿Cuál debe ser nuestra actitud hacia los que sufren persecución religiosa, aun si no estamos de acuerdo con sus creencias? (Ver Luc. 6:31).

image
     
 
image